Skip to content

Nahomi y Nicolás

Crear bodas es contar historias de amor. Es magia y misterio. Es amor a primera vista y una nueva melodia en el corazón. Es enamorarse nuevamente y para siempre de lo que es bello por ser eterno.

La mañana comienza con la promesa del día. Un dia que rebosa el alma e ilumina las miradas. Vivir de cerca estos momentos e inmortalizarlos es un milagro que siempre agradecemos.

Cada instante es una conexión divina. Los detalles, los sonidos y aromas construyen la ocasión en la memoria. Aquí. Ahora. Siempre. La música de anhelos y sonrisas en un dia tan especial.

Hay promesas que se entienden en el silencio. Y ahí, en la intimidad del camino que se empieza, el alma estalla y se arroja a la esperanza.

Hay memorias que se detienen en el tiempo. En este dia lleno de amor, echamos de menos a los que ya no estan. Los caprichos de la vida que dejan un vacío imposible de llenar, pero sonreímos por saber que siempre estarán presentes. Es la esperanza más pura. Es una certeza indescriptible de saber que mi felicidad en la tierra alegra el cielo. No hay mayor homenaje que vivir la vida enamorados.

Cada boda que creamos en Lago di Como es una bendición. La sensación es la de dar un regalo. Es pensar en detalles que sorprendan y conmuevan a nuestros novios.

Tan solo por unos minutos nuestros novios entran al salón. Su salón. Es un regalo para ellos. Por unos minutos el universo son ellos y no existe nada afuera. Por unos minutos son simplemente dos enamorados en su primer beso bajo las estrellas. Son momentos como estos los que hacen que la vida sea tan maravillosa.

Desde aquí, para nosotros es un honor dedicarnos a esto. Ha sido un placer ser parte de esta historia que escriben ustedes, Nahomi y Nicolás. Les deseamos toda la felicidad del mundo. Nuestra gratitud es para ustedes y su familia.

Pin It on Pinterest

Share This